viernes, 11 de agosto de 2006

GRG VI


















Esta fuga de un cuerpo en la penumbra
en un espacio vago desde arriba,
vista como la clara rogativa
salvadora de vida que se alumbra.

Ese rojo vital que se vislumbra
en parte del vestido de evasiva
está en signo del ser y expectativa
del gozo de la carne que lo encumbra.

La cabeza negrísima de pelo
mira con el temor en el atrás,
el brazo levantando con recelo

de que Gucemas otra pierna en celo
le pudiera pintar, tal Satanás,
que pillara a la que se fuga en vuelo.



A Arantza Borrachero