viernes, 11 de agosto de 2006

GRG IX






















Comulgando con cuerda de destino
en los dientes mordaces apretados,
mordiendo con tesón tan aprestados
que romper es morir, un desatino.

Cordón umbilical adulterino
tejido por la Parca a los forzados
muñecos que aparecen enmarcados
pintados con acento repentino.

Es acento que tapa toda boca,
desatino con ojos deformados,
acento que sentencia y que nos choca

mordido diente a diente ya agarrados,
excepción de un guiñol como bicoca,
semeja dos puños levantados.




A Lucía Ramos Gucemas